jueves, 28 de octubre de 2010

Tino Soriano



No vamos a contar los premios que tiene, los libros que ha escrito o los medios para los que trabaja. Eso ya lo explica en su web. Lo que sí vamos a decir es que Tino Soriano responde a la imagen de buena persona que proyecta. Ha respondido a esta entrevista desde el Transcantábrico, el tren que lo lleva por todo el norte de España en un encargo de National Geographic. Para robarle el menor tiempo posible hemos cambiado el formato de la entrevista. Le hemos mandado las frases por la mitad para que él termine de escribirlas.

Estudié magisterio, pero decidí no dedicarme a ello porque la fotografía llega a más gente y me gusta mucho salir del aula.

Lo más gratificante de enseñar fotografía es ver como progresan los aspirantes perseverantes y con talento.

Lo más difícil de hacer fotos en un hospital es conseguir la confianza de todo el mundo.



Para ganarme la confianza de la gente que voy a retratar les explico con detalle las razones por las que estoy allí.

No me gusta hacerle fotos a la gente cuando podría ser cruel tomándolas.

Fotografiando a los americanos me di cuenta de que son muy trabajadores.

Fotografiando a los catalanes me di cuenta de que están tristes por la manera en que se manipula su realidad con fines electorales. La desafección que decía Montilla (un presidente andaluz en Cataluña).

Fotografiando a los haitianos me di cuenta de que las sociedades industrializadas son muy egoístas.

La gente es igual en todos los países, pero en el nuestro hay una gran división ideológica.



Lo más tedioso de preparar un reportaje es marchar de casa y dejar detrás a tu familia.

Conservo mis cámaras analógicas porque todavía me gusta usarlas de vez en cuando.

Internet es una bendición, pero también un gol en tu gestión del tiempo.

Hace tiempo que quiero hacer un reportaje sobre la felicidad.



Mi peor momento con una cámara en la mano fue cuando comprobé que era inútil y yo estaba en medio de la nada.

Después de trabajar tanto tiempo para ellos, he aprendido que los grandes medios de comunicación están supeditados al poder político y económico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario