jueves, 2 de diciembre de 2010

Ricardo Cases



Nos cayó bien cuando vimos sus fotos, por eso le pedimos charlar un poco. Mereció la pena.

Licenciado en Ciencias de la Información, dice tu CV. ¿Qué aprendiste en tus años de carrera?

Aprendí un poco sobre política, un poco sobre el amor, otro poco sobre fotografía, un poco más sobre atletismo, un poco sobre drogas, un poco de baile, un poco sobre música y, en definitiva, un poco, muy poco, sobre mí y los humanos.

Luis López Navarro dice de ti que en tu obra buscas la verdad del español "entendido como un hombre de pueblo obligado a vivir en la ciudad, en la modernidad". ¿El traje de la modernidad nos queda grande en este país?

Nos queda divertido.

¿Somos horteras a nuestro pesar?

Somos horteras porque todo esto nos ha pillado de sorpresa debido a los cuarenta años de cuarentena que hemos pasado. Sin embargo, no veo nada malo en esta espontaneidad estética. De hecho, es un coñazo el ejército de hogares blancos que nos ha traido Europa. Lo que veo mal es el disparatado uso del dinero amasado en esta etapa, han sido unos años poco inteligentes y muy espontaneos en todo menos en cultura.



Volvemos a Luis López que habla de "el ciudadano de la sociedad de masas, que lucha contra la banalidad..." No me lo creo...

El ser humano es un animal que tiende a la respuesta, a la lucha y el ser humano de Murcia y alrededores es un tipo inquieto como se puede comprobar en tantos y tantos trabajos fotográficos que muestran su singularidad.

¿Nuestro pasado reciente es un lastre o un orgullo?

Toda experiencia es util (toma ya!)

Con los tiempos que corren, ¿vivir de la fotografía es una fantasía?

En los tiempos que corren cualquier autónomo está contra las cuerdas y se tiene que armar de imaginación para salir adelante. Para casos como el mío, que no tengo hijos que cuidar, llega a ser algo positivo incluso, un cambio necesario.



Has creado Fiesta Ediciones, especializada en libros de fotografía. ¿Qué tal la experiencia?

¡Emocionante! Disfruto como un mono dando visibilidad a proyectos de fotógrafos que se rompen los cuernos trabajando pero que no llegan a la gente. Esta es la intención de Fiesta.

TDT, Internet, Iphone... ¿No empieza a cansar un poco?

Todo lo contrario, ¡Continúa divirtiendo! Es un mar de posibilidades que facilita tanto el desarrollo del trabajo como su visibilidad.



Tus fotos urbanas podrían retratar cualquier ciudad moderna. ¿Tanta multiculturalidad, tanta oferta cultural, tanta diversidad para acabar siendo todos iguales?

Por eso me gustan más los trabajos de fotógrafos contando cuentos en sus lugares de residencia que los noruegos hablando de Tegucigalpa.

¿Te gusta el mundo que sale en tus fotos?

Me gusta tanto, tanto, que no puedo parar de retratarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada