miércoles, 28 de septiembre de 2011

viernes, 23 de septiembre de 2011

Sobre hacer fotos



Fotógrafos hablando sobre hacer fotografía. Interesante. Aquí.

Mongolia




Tras un largo viaje en moto que les llevó hasta las remotas tierras de Mongolia, una joven pareja pidió permiso a una familia para fotografiarles con su Polaroid.
Ninguno de ellos había visto antes una fotografía propia, así que el hecho de tener entre las manos su retrato fue toda una experiencia.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Mezquitas



Exposición fotográfica "Mezquitas" de Sebastián Conejo. Espacio Iniciarte, C/ Capitulares, 2. Córdoba. Del 22 de septiembre al 29 de octubre.


Mezquitas, espacios interiores.

Invisibles hacia el exterior, apenas reconocibles más allá de quienes los frecuentan, los oratorios musulmanes en Cataluña esconden su principal simbología en su espacio interior. Un lugar de oración y recogimiento para el creyente, geográficamente orientado, geométricamente ordenado. Un espacio que se define en contraste con nuestra sociedad, como lugar de práctica religiosa, pero también de encuentro, de socialización y de recuperación de las referencias de un origen que sigue estando demasiado presente como para ser olvidado. En síntesis, las mezquitas son el principal indicador de la voluntad decidida de este colectivo por querer mantener una identidad basada en la religión, dentro de una sociedad cada vez más secularizada.



En Cataluña existen hoy en día unos 180 oratorios, que cumplen una función como mezquitas de referencia para un colectivo que, no obstante, expresa una religiosidad muy heterogénea. Hay musulmanes que nunca acuden a la mezquita; otros, en cambio, procuran cumplir escrupulosamente con las cinco oraciones diarias preceptivas; muchos padres llevan a sus hijos a la mezquita para que aprendan las nociones básicas de su tradición religiosa, pero cuando éstos llegan a la adolescencia a veces buscan imaginativas excusas para saltarse su asistencia; en ocasiones, las mujeres expresan su demanda para que se habilite un espacio para ellas en el oratorio local, lo que no impide que ellas expresen su religiosidad en el ámbito de sus hogares; muchos de los conversos catalanes al islam recuerdan que su camino espiritual empezó tras familiarizarse con el ambiente comunitario expresado en estos oratorios.



Puede que el colectivo musulmán sea lo suficientemente heterogéneo como para pensar que la religión es el único elemento que conforma su identidad. Pero bajando al detalle cotidiano, estos espacios de culto se convierten en algo más que lugares de expresión religiosa: devienen también epicentros de la vida comunitaria. O por lo menos lo pretenden ser, algo bastante difícil de lograr sabiendo que hoy en día la presencia musulmana sigue siendo, principalmente, consecuencia del asentamiento de colectivos de origen inmigrante. Ya hace treinta y cinco años que se abrió el primer oratorio musulmán en Cataluña, en el barrio de la Sagrera de Barcelona. Lo que en aquel tiempo fue visto por la prensa como la expresión de un cierto exotismo, hoy en día constituye una parte importante de la sociedad catalana real. La prueba de que esta presencia musulmana todavía se encuentra en proceso de construcción es que en Cataluña, a diferencia de otras regiones españolas, no existe ninguna mezquita de nueva planta. Esto sigue siendo un asunto pendiente para la comunidad musulmana, en su intento por hacerse un lugar en esta sociedad.



Quizás debido a la forma de sus espacios de culto, el islam de Cataluña es un islam tradicional, modesto, de raíz y transmisión familiar, humilde y profundamente vivencial, que se aleja de cualquier artificio institucional externo, y que sigue hoy en día reclamando un reconocimiento en clave de dignidad. Es un islam de oratorios y no de mezquitas y minaretes, construido sobre cemento y no sobre mármol, de locales y garajes transformados en exiguas salas de plegaria y no en relucientes edificios de nueva planta, de proximidad comunitaria antes que de recreación elitista. Y es en base a ello, que el islam se inserta en nuestra sociedad de manera discreta, apenas identificada socialmente. O al menos así parecía, antes de ver cómo en los últimos años la apertura de mezquitas en Cataluña se ha convertido en una cuestión polémica, tanto en lo social como en lo político.



Las reacciones contrarias de una parte de la ciudadanía de Cataluña a la instalación de un equipamiento religioso de estas características en sus barrios de residencia, ha generado conflictos de significativa intensidad. La respuesta dubitativa de algunos responsables locales en este asunto ha mostrado las dificultades inherentes para reconocer la forma en que está cambiando nuestra sociedad. Mientras la sociedad catalana se interroga sobre su devenir futuro, los oratorios musulmanes siguen abiertos, como reductos de una serenidad que opone la cadencia del tiempo de la oración a nuestra acelerada vida moderna.

Fotografías: Sebastián Conejo. Fotógrafo.
Texto: Jordi Moreras. Antropólogo y profesor de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona.

martes, 6 de septiembre de 2011

st

Despacio



Para los que han visto la exposición en Cádiz, delicioso artículo de Antonio Muñoz Molina (para leer despacio). Para los que no, todavía estáis a tiempo. Hasta el 25 de septiembre en el Castillo de Santa Catalina.

Para ver despacio.