viernes, 1 de octubre de 2010

7.7



Siete punto siete es fotografía documental comprometida. Fotoperiodismo sin estridencias que huye de lugares exóticos para contar historias cercanas. Para conocer el mundo basta salir a la calle. Roger P. Gironés y Toni Arnau, coordinadores de 7.7, han conversado con nosotros sobre fotoperiodismo, ética y actualidad.

"No nos importa la foto. Aún menos nos importa un proyecto fotográfico. Nos importan las historias. Y las miradas". Así empieza el Manifiesto de 7.7. ¿Tan mal está la cosas que es necesario reivindicar una fotografía que cuente las cosas como son?

Si sólo nos fijamos en los reportajes que salen en los dominicales o revistas especializadas nos podemos dar cuenta de que casi todo gira entorno las mismas temáticas. Los temas clásicos del fotoperiodismo siguen estando ahí: guerra, violencia, hambre, etc. Los medios hablan sobre estos temas no por que les interese denunciar las guerras o acabar con el hambre en el mundo. Hay un interés comercial detrás. En nuestro caso, publicamos reportajes que están fuera de este circuito y que consideramos más interesantes por que abordan historias que todavía no nos contaron.

También nos importa como se cuenta, cual es el enfoque. Seguimos pensando que el fotoperiodismo puede cambiar las cosas y requiere del fotógrafo para plasmar lo que percibe a través de lo que piensa y siente. Estamos buscando la implicación del fotógrafo en sus fotos.

¿Es posible un fotoperiodismo sensato y crítico bajo el paraguas de un gran grupo mediático?

Dependerá del gran medio. Cada uno de ellos tiene su ideario y sus editores gráficos deben plasmarlo. Si alguno, que no lo hay, decidiera ser sensato y crítico sería posible, pero tal y como están sus intereses económicos, podría dejarlos en mal lugar, sobre todo porque deberían aceptar que hay piedras que pueden caer en su propio tejado.


(Maya Goded)

Un periodista dijo una vez: "Los periódicos no cuentan las cosas como son. Ni como ellos creen que son. Los periódicos cuentan las cosas como ellos quieren que sean".

Exacto. Por ahí iban los tiros de la respuesta anterior. Deben hacer frente a sus propios intereses para seguir estrechando lazos con los grupos de poder. No podemos olvidar que la comunicación es un negocio que mueve mucho dinero. Así pues la realidad se puede mostrar desde el lado más favorecedor para cada uno. Además, es evidente que los grupos mediáticos tienen alianzas y están presentes en las tomas de decisiones politicas y económicas. Si no es así, ¿qué hacía Cebrián reuniendose con directivos del FMI o del Banco Mundial en la cita del Club Bilderberg el mes de junio pasado en Sitges?

Aquello de los reporteros de guerra que le pagan dos duros a cuatro jóvenes para que hagan el paripé delante de la cámara con los rifles al cuello y la ristra de balas a la cintura... ¿Leyenda urbana o eso sigue pasando?

Como fotógrafos que integramos el equipo de 7.7 no podemos comprender que alguien lo pueda hacer, pero sucede. No es honesto con su trabajo, ni con quien puede ver las fotos. Como fotógrafos debemos ser conscientes de la responsabilidad que tenemos con la gente que pueda ver nuestro material. Lo que plasmamos en imágenes es la verdad que el mundo va a contemplar.

En cierta medida Internet sigue siendo un espacio donde todavía se puede encontrar gente que cuenta las cosas como son ¿El gran público sabe esto?

Si se quiere estar bien informado hay que contar con los medios alternativos, y contrastar las distintas informaciones que se dan sobre el mismo hecho. En Internet, sobre todo, podemos encontrar medios de información que son independientes y críticos. Hoy en día crear un periódico digital no tiene tantos costes como uno impreso, y puedes prescindir de la publicidad que a veces impone restricciones de contenido.

Esperemos que el gran público reconozca que nuestro proyecto apuesta por la honestidad periodística. Es un trabajo duro y sobre todo constante. Sólo te pueden tener respeto cuando no fallas, cuando no engañas. Dedicamos un gran esfuerzo en la selección de los trabajos para dar espacio a proyectos implicados, rigurosos, con enfoques interesantes… nuestro deber es no fallar, que la gente nos siga teniendo confianza siendo conscientes de esa responsabilidad. Internet es un espacio muy grande, cuesta que te encuentren, no podemos perder a ni un sólo lector. Así pues seguiremos haciendo las cosas de la mejor manera posible, este és nuestro reto.


(Mariella Furrer)

¿No crees que es necesario un esfuerzo para concienciar a la gente de mantener cierto escepticismo y espíritu crítico con la información que recibe a través de los medios tradicionales? ¿Hasta dónde puede ayudar a esto la fotografía documental comprometida?

En nuestro manifiesto invitamos a la gente a dudar. En este caso a dudar de lo que te encuentras cada mañana cuando abres el periodico. En una ocasión, un directivo de Associated Press nos dijo en una agencia de Medio Oriente “Aquí fabricamos churros, vendemos churros”. Si tienes una noticia importante y trascendente para alguien pero en ese momento no está en la agenda de actualidad nadie la conocerá. Cada día asesinan, secuestran y violan a decenas de migrantes centroamericanos en México. Hay guerras aun desconocidas en África y Asia, los medios lo saben pero no lo cuentan. La fotografía documental puede ayudar o no, depende del uso que se haga de ella.

¿Cómo escogéis los reportajes para 7.7? ¿Los buscáis vosotros según vuestros principios o son los propios fotógrafos quienes lo envían?

Son ambas cosas a la vez. De lo que nos llega, vemos qué funciona para el número y qué no. Eso define cómo será el carácter del número. Posteriormente completamos con reportajes que buscamos por la red. El estándar de calidad al que hemos llegado nos obliga a no ser conformistas y exigirnos un número mejor en cada entrega y puedo asegurar que el proceso de edición es cada vez más complejo. No repetir temas, mostrar gran diversidad de métodos fotoperiodísticos, gran varidad de formatos fotográficos… Queremos mostrar la máxima pluralidad del fotoperiodismo. Es un mundo muy rico en recursos y queremos mostrarlos al mundo.

Te lo vamos a poner un poco difícil. Tratáis con muchos fotoperiodistas y conocéis de cerca la profesión. El profesional comprometido, de mirada crítica, cercano a la realidad y que no disfraza las historias ¿es un pájaro raro o por el contrario hay más de los que creemos?

Los trabajos que hemos publicado son la muestra que existen, pero no es fácil. Exige mucho sacrificio personal. Quien cree en un fotoperiodismo implicado y crítico debe aceptar que sus trabajos no podrán mostrarse fácilmente en un suplemento dominical y muchos de ellos deben moverse en terrenos no demasiado comerciales para mantener su integridad. Es un camino duro en el cual creemos firmemente. Así podemos seguir siendo independientes y crear los espacios que nos permitan contar las historias que consideramos importantes, aunque siga siendo difícil vivir de ello.


(Claire Martin)

Cámaras de fotos para todos, parece que han dicho los fabricantes. ¿Eso es bueno para la profesión?

Cuantas más personas puedan plasmar la realidad a través de sus cámaras mejor, la dificultad está en saber distinguir lo que es bueno de lo que no. En internet pasa lo mismo, es bueno democratizar la información, tener cuantos más puntos de vista mejor, el trabajo está en separar el trigo de la paja, pero justamente esto es lo más interesante y estimulante. Ahí es donde más disfrutamos con el consejo editorial.

"La nuestra es una invitación a pensar, a abandonar tópicos y a empezar a dudar". Fin del manifiesto. ¿Por dónde empezamos a dudar?

Debemos dudar desde el primer momento que planteamos un proyecto, no seguir los estándares que han llevado a otros proyectos a ser muy buenos. Si lo haces del mismo modo, no pondrás tu granito de arena. Creemos en la subjetividad del fotógrafo, es quien escoge que momento y parte de la realidad que captura. Si cada uno aporta su propia forma de retratar, se podrá decir que es independiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario