lunes, 18 de octubre de 2010

Gorka Lejarcegi


© Gorka Lejarcegi / El País

Por número de lectores y por prestigio internacional el periódico español más importante es EL PAIS y uno de sus fotógrafos de cabecera, Gorka Lejarcegi. Los grandes reportajes de esa casa es común que aparezcan ilustrados con sus fotos. Fotoperiodista de prestigio, Gorka recibe nuestra petición con amabilidad. Se disculpa por tardar en responder nuestras preguntas ya que un viaje de trabajo le obliga a dejarlo todo de repente.

"Hoy hay mucha gente haciendo fotos dispuesta a que su trabajo aparezca en prensa incluso sin cobrar". Es la queja de muchos fotoperiodistas. Incluso Jean-François Leroy, director de Visa Pour L'Image, lo denunciaba. ¿Realmente es para tanto?

Sí, reconozco que hay casos de gente que está dispuesta a regalar sus fotos. Pero creo que hay que distinguir entre el aficionado que tiene una foto interesante o curiosa y la regala y el fotógrafo que pretende ser un profesional y trata de abrirse paso en los periódicos regalando su trabajo con la finalidad de publicarlo e ir siendo conocido poco a poco.

Si se trata de un aficionado, nada se puede objetar y no nos podemos rasgar las vestiduras porque se publiquen fotos que no estén hechas por profesionales, sería como poner puertas al campo. Pero el segundo caso, el de quien va regalando su trabajo para ir abriéndose paso en la profesión, me parece peligroso porque en el fondo su intención será la de terminar cobrando. Y puede que, cuando quiera hacerlo no le paguen, le paguen muy poco o le digan que ya no les interesa contar con él. Además, mientras regale su trabajo, hará un flaco favor a quienes se dedican al fotoperiodismo de manera profesional.

Algunos medios están equipando a los redactores con cámaras de foto y vídeo. El trabajo de tres hecho por uno solo. Eso se nota, ¿verdad?.

Ya antes de que existieran las cámaras digitales había redactores que llevaban su propia cámara de fotos. Pero resultaba más complicado que enviaran sus fotos a las redacciones porque tenían que revelarlas y el envío resultaba complicado. Ahora, en cambio, todo es más fácil: con la misma cámara pueden tomar fotografías y grabar vídeos. Y el envío se hace de forma sencilla.

Creo que no hay nada de malo en que un redactor lleve una cámara y pueda hacer fotos o grabar un vídeo porque habrá ocasiones en que estará ante hechos excepcionales y sus imágenes tendrán valor testimonial. De la misma forma, habrá ocasiones en que un fotógrafo o un cámara de vídeo estará ante algo excepcional y podrá contarlo con palabras además de fotografiarlo o grabarlo. La crónica de un fotógrafo o la foto de un redactor pueden tener gran valor en ocasiones puntuales. Lo que no me parecería bien es que los medios obligaran a sus periodistas y fotógrafos a realizar multitareas por norma. Creo que obrar con sentido común y no olvidarse de la calidad: la mejor crónica será siempre la de un redactor, la mejor foto la de un fotógrafo y el mejor vídeo lo grabará un videoreportero.

Cuando haces fotos de prensa, ¿hasta qué punto tienes que olvidarte de la expresión artística para centrarte en que la foto sea informativa? ¿Haces esa distinción de alguna manera?

Como es sabido, en la fotografía de prensa lo principal es contar aquello que está sucediendo, resumir la información en imágenes. Pero no debemos conformarnos con hacerlas de cualquiera manera: deben cumplir unos requisitos mínimos de encuadre, composición, iluminación… al igual que un periodista trata de dar con el sustantivo o el verbo correcto para completar su frase. El periodista podrá completar su crónica con el estilo que desee pero sin olvidar nunca el hecho noticioso. El fotógrafo, de la misma manera, puede añadir o restar elementos de la foto, o utilizar un encuadre u otro, pero con la misma limitación que el periodista: no olvidarse de la noticia.

Personalmente no me preocupa hacer distinciones entre tipos de fotografía, creo que lo importante es no olvidarse de aquello que es "lo principal, la noticia" cuando uno realiza un trabajo.

Nos interesa especialmente la relación del fotógrafo con sus modelos. Con tus años de oficio tendrás mucha técnica, pero ¿hasta qué punto la personalidad del fotógrafo es determinante para sacar un buen retrato?

En mi trabajo, generalmente, tengo poco tiempo a la hora de hacer retratos a la gente. Creo que lo importante es tratar de que la persona que tienes en frente se sienta lo más cómoda posible, ya que será de gran ayuda que esté "de nuestro lado". Además de eso, lo fundamental es, siempre que se pueda, documentarse y saber lo más posible acerca del personaje. Esto nos ayudará a tener una idea aproximada de la fotografía que queremos realizar. Pero hay que estar muy receptivos y abiertos a cualquier otra fotografía que pueda surgir.


© Gorka Lejarcegi / El País

Has retratado a jefes de estado, primeros ministros, políticos... ¿Cómo resulta la relación profesional con ese tipo de personajes? ¿Colaboran fácilmente? ¿Te tienes que adaptar a ellos o, por el contrario, se dejan hacer?


Lo más complicado suele ser todo el camino que se debe recorrer hasta llegar a ellos: jefes de prensa, asesores, jefes de gabinete,… Un trabajo que, afortunadamente, a mí no me toca. Una vez que se tiene la autorización, la gente colabora, aunque también hay quien tiene verdadera fobia a las fotos. Es muy importante que se sientan cómodos y, como no tendrás mucho tiempo para trabajar, tratar de tener lo más claro posible qué quieres hacer. Son situaciones en las que se trabaja con más presión porque además del personaje al que fotografías, hay gente de su entorno que no pierde detalle de lo que haces, de cómo tratas al personaje y en ocasiones te presionan para que termines antes de haber empezado. Tienes muchos ojos que te observan detrás de tu nuca. Pero el fotógrafo tiene la suerte de tratar directamente con el personaje y si éste se siente cómodo y respetado, se quedará más tiempo o te dará alguna opción más aunque sus asesores le digan que se tiene que ir. Yo no he retratado a reyes, pero sí realicé una sesión con Los Príncipes de Asturias para la revista de El País Semanal y tengo un recuerdo muy grato de aquella ocasión. No paraban de decirme "dinos como quieres que estemos, tú nos diriges, por favor dinos,…".

¿En qué tipo de trabajo te sientes más a gusto (sesión de fotos con un famoso, fotoperiodismo de calle, reportaje particular...)?

El trabajo del periódico me permite hacer un poco de todo: entrevistas, actualidad política, coberturas de información local, acontecimientos deportivos, reportajes,… Es una gran suerte hacer un poco de todo e ir cambiando cada día. En lo que menos cómodo me siento es en la cobertura de acontecimientos deportivos.


© Gorka Lejarcegi / El País

Un fotoperiodista con tu prestigio y años de trabajo, que dedica a su profesión tantas horas, ¿tiene tiempo para llevar adelante vida familiar? ¿hasta dónde se ve resentida, si es el caso, la parcela íntima con un trabajo de estas características?

La conciliación de la vida personal y la profesional es algo que nos afecta a todos, no solo a los fotógrafos. Es verdad que hay trabajos como el mío que no tienen un horario determinado, nunca comienzas ni terminas a la misma hora. Y también surgen los viajes imprevistos. La vida familiar, lógicamente, se resiente. Es importante que tu pareja y tu familia sepan a lo que te dedicas, que tus horarios van a ser variables, que lo acepten y te apoyen. Con todo, en el periódico los responsables de la sección tratan de repartir el trabajo de la mejor manera posible. Eso no evita que tengas jornadas muy largas, pero se compensan con otros días en los que terminas antes.

Pregunta difícil, pero intenta resumir: Haznos una estimación del estado del fotoperiodismo actual y hacia donde se dirige con los vientos de crisis que soplan.

Como bien dices, soplan vientos de crisis. Y pudiera parecer paradójico cuando la realidad es que se toman, se transmiten, se ven, se comparten y se consumen más fotografías que nunca. Pero sí, en el el fotoperiodismo hay una crisis que es consecuencia de la crisis de los medios de comunicación impresos. Es una crisis de producción de fotografías. Los periódicos invierten menos en la producción de material propio y se nutren cada vez más con fotografías de agencias o fotógrafos free-lance con los que se renegocian constantemente sus tarifas. Pero pese a la crisis se habla también de nuevos negocios: periódicos electrónicos, nuevos modelos de libros, webs más potentes e interactivas…, pero, por el momento, resulta muy difícil hacer rentables estos nuevos negocios. Con lo cual, resulta difícil que se invierta en la producción de fotografías, aunque se consuman más imágenes que nunca.

En fin, esto asusta. Seguramente con el tiempo habrá menos fotógrafos contratados en los medios y más profesionales free-lance. Por otro lado, también los fotógrafos tenemos que ir actualizándonos y prepararnos para poder ofrecer otro tipo de contenidos a los medios, además de fotografías: slideshows, pequeños vídeos documentales,… e ir amoldándonos a los nuevos soportes.

¿Qué le interesa a Gorka Lejarcegi aparte de la fotografía?

Disfruto mucho con la fotografía por hobby, sin la obligación de tener que hacerla por el imperativo de un encargo. Me gusta leer, el cine, visitar museos, dar un buen paseo o montar en bicicleta. Me interesan mucho las nuevas tecnologías. Y disfruto mucho con mis hijos y sobrinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario