Camara de cajón. Cómo funciona (parte 2)

(Viene de la primera parte)

Una vez hecha la cámara llega el momento de sacarla a la calle. La primera decisión es utilizar negativo o papel. Tengo ambos, pero en principio me he decidio por el papel por lo que he dicho antes, es más imperfecto. El papel ofrece una imagen negativa, pero en soporte no transparente, lo que hace difícil su ampliación por medios ópticos. Una vez revelado lo escaneo, lo invierto (positivo) y si procede lo mando a imprimir.

Hacer fotografías utilizando papel como material sensible presenta una serie de particularidades que ya conocía y otras que he ido conociendo gracias a todo esto. El papel es un material duro, es decir, con una ISO bajísima. Entre 3 y 25, lo que quiere decir que los tiempos de exposición se alargan. El papel que tengo en casa es ILFORD MGIV multigrado RC. Para los que no estéis familiarizados con la terminología, el papel de revelado tradicional es el que se utiliza para positivar negativos con ampliadora. Una vez expuesto hay que revelarlo con los químicos correspondietes (revelador, paro y fijador) y dan lugar a las fotografías en blanco y negro que hemos visto a patadas antes del año 2000. El papel tradicional lo puedes adquirir en distintos grados del 1 al 5. Los papeles de grado bajo son para conseguir poco contraste y conforme aumenta el número, aumenta el contraste. Está también el papel multigrado (como el que yo tengo) que es de contraste variable. Para variar el contraste se utiliza una serie de filtros de color en la ampliadora. Se puede decir que es más versátil... y ahí está el problema.

Primeras pruebas

Primeras pruebas con luz artificial

Teniendo la apertura de las lentes (f/3.2) y la ISO del papel (3) ya tengo los datos necesarios para obtener la velocidad usando un fotómetro de mano. Allá que me voy con mi cámara, mi fotómetro y un muñeco Mickey de mi hijo a hacer unas pruebas. En principio, con iluminación artificial (tungsteno), me da unos tiempos de 16 segundos. Los resultados no están mal. Podemos decir que se puede confiar en el fotómetro. Otra cosa es cuando vamos a la calle...



Cielos quemados

Para las fotografías en exteriores los tiempos suben a un segundo aproximadamente. Cuando revelo observo cielos quemados y el resto de la foto bien expuesta. Es llamativo como los cielos aparecen totalmente negros en todos los negativos (blancos en el positivo) y ni rastro de nubes. En los retratos, las caras bastante oscuras y el resto del paisaje normal. Además, las exposiciones a pleno sol las clava el fotómetro, pero las de sombra las subexpone bastante. Habrá que preguntar a Google...

En efecto, todo es normal. Estamos hablando de papel multigrado, que cambia el contraste según el filtro que le pongamos al revelar, lo que quiere decir que la imagen será más o menos contrastada según el color que le llegue y, por otro lado, el papel multigrado es muy sensible al color azul y bastante menos al resto. En resumen, que dependiendo del color de la escena, unas partes aparecerán más expuestas que otras, especialmente las azules.



Los verdes de la vegetación tras el banco no se aprecian

Los verdes, sobre todo en la sombra, son casi inapreciables, lo que me obliga a ser muy cuidadoso con los motivos que elijo y, sobre todo, con los tiempos de exposición. Después de mirarme los foros de APUG y otras web sobre fotografía me recomiendan que use un filtro amarillo para disparar con papel multigrado. Esto me atenúa la fuerza de los azules, pero me da más tiempo de exposición. Las primeras pruebas son concluyentes: ya se ven las nubes.

Utilizando el filtro amarillo la apariencia general de la imagen es más equilibrada

Así las cosas, todavía tengo un escollo que salvar. De momento llevo un portaobjetivos con una lupa y otro por delante con un obturador mecánico. El problema del obturador mecánico es que tiene un diámetro demasiado pequeño, lo que es una limitación. Prefiero un obturador manual. El problema del obturador manual (trozo de madera) es que no puedo usarlo para velocidades altas (1/60, 1/125, 1/250...) Así que el reto es usar velocidades bajas (de 1 segundo o más).

 Obturador mecánico. Útil para las velocidades altas, pero un diámetro reducido

Obturador manual

Necesito "oscurecer" de alguna manera los objetivos para conseguir tiempos de exposición de varios segundos, útiles con el obturador manual. Una opción son los filtros de densidad neutra, que en este caso no son más que trozos de cristal ahumado conseguidos en una cristalería. No son suficientes. Me entero que puedo tener una gran ayuda con los filtros polarizadores. Dos filtros polarizadores juntos se comportan como un filtro de densidad neutra variable. Depende de la orientación de cada uno. Girando un filtro con respecto a otro pasa más o menos luz. Es una especie de diafragma, pero sin apertura. En este vídeo se ve claramente:




Me acuerdo de una amiga que tiene una tienda de fotografía que hace años vendía material analógico a ver si tiene algo. La suerte está conmigo. Todavía guarda un cajón lleno de filtros de todos los tipos y tamaños. Y a cinco euros cada uno. Allí me encuentro dos poralizadores giratorios que me vienen de perla. Estos, junto a otras cosas que encuentro en casa me dan para montar el siguiente objetivo DIY:

 Objetivo casero "oscurecible"

 Esquema del objetivo

Con este objetivo tengo la posibilidad de oscurecer la escena cuanto quiera y aumentar así los tiempos de exposición. Hago las primeras pruebas para un tiempo de 6 segundos y con la transparencia al máximo se consiguen los mejores resultados. Resulta que el filtro amarillo + el primer polarizador + el segundo polarizador consiguen de por sí oscurecer la imagen lo suficiente como para exponer durante 6 segundos a pleno sol. Los resultados son satisfactorios.

Imagen tomada con el objetivo mostrado

Por hacer

Aún me queda mucho por probar, entre otras cosas el objetivo de la ampliadora de condensador, los negativos tradicionales, depurar los retratos y conseguir eliminar los tonos oscuros de la piel... En una segunda fase pienso construir un pequeño set de revelado portátil hecho con metacrilato rojo que también se puede llevar dentro de la cámara para conserguir revelar en la calle, con lo que tendría una cámara minutera. Y sobre todo hacer fotos, muchas fotos. Concentrarme más en los motivos y el encuadre una vez que la parte técnica está asimilada y empezar a contar historias con imágenes. Que al final se trata de eso.

Publicado por Antonio Montesinos.
Más fotos hechas con esta cámara: aquí.

Nota: Si vas a reproducir esto en cualquier otro sitio, adelante, pero por favor, cita la fuente original. Para cualquier sugerencia, mejora, aviso, anuncio, o lo que se te ocurra decir, utiliza la siguiente dirección de correo: